La hernia congénita de Coco

La hernia congénita de Coco

Coco nació con una hernia diafragmática peritoneo pericárdida

Coco es un shih-tzu de dos años que sufre una patología congénita, una hernia con la que hasta ahora convivía sin problemas. Como las propietarias de Coco siempre están muy pendientes de él, en cuanto notaron que no se comportaba de forma habitual –llevaba días con falta de apetito y estaba muy decaído– se pusieron en contacto con su veterinaria Soledad, de la clínica CLH vet, que lo remitió al hospital.

El día que nos trajeron a Coco ni siquiera había comido y, tras hacerle unas radiografías, se le diagnosticó un hernia diafragmática peritoneo pericárdica congénita. En esta patología existe una comunicación entre el abdomen y el saco donde se encuentra el corazón, el pericardio, haciendo que pasen a este saco desde el estómago, asas intestinales e incluso el hígado. A Coco se le sometió a una cirugía muy delicada para cerrar esta comunicación.

Su recuperación transcurrió sin incidentes, aunque el mayor de los problemas fue mantenerlo en reposo hasta que cicatrizasen todos los tejidos, porque al segundo día de la operación ya estaba como nuevo, muy animado y con muchas ganas de correr. Ahora Coco es un perrito feliz.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies